Hoy voy a “pintaros mi autorretrato”,

AUTORRETRATO

Queridos amigos

Hoy voy a “pintaros mi autorretrato”,
para que conozcáis un poquito a Rosa María,
y la razón del por qué llegue hasta aquí
con la ilusión de crear este espacio.

Nací en Madrid, un 22 de Diciembre, a las 4 de la madrugada, me adelante un més de la fecha prevista, queria ver el mundo, queria ves la nieva, porque era un dia nevado, y queria pasar la Navidad con los miso.

Vine a  una familia con poquitos miembros, mis padres y mi abuelita Rosario.

.

En su casa, mi abuelita Carmen, de Granada alegre y amorosa y muchos primos y tíos. Pero no he tenido hermanos.

Por parte de mi papá, una familia andaluza, de artistas y tremendos creativos en el “arte de vivir” en la España de la posguerra, cuando se carecía de casi todo, porque no se podía adquirir o sencilla mente porque no había.

Por parte de mi mamá, una familia castellana, alegre y unida, y también expertos en el arte de vivir y dar color a la vida con poquitos medios.

Pero claro, ya se sabe que en momentos de dificultad extrema el ser humano desarrolla su creatividad y os aseguro que mi familia eran maestros en este arte, de tal manera que yo nunca sentí esas carencias, muy al contrario me vi rodeada de todo lo que una niña puede necesitar; con todo el cariño y las atenciones que son necesarias para un desarrollo adecuado en la infancia.

Tenía de todo, una madre especial, inflexible en mi educación, con mucho cariño pero sin malcriar, con ese equilibrio tan difícil para una madre.
Un padre apasionante, artista, creativo y con una calidad de ser humano de la que por desgracia se ven pocos, fue mi padre, mi amigo, mi hermano y mi maestro; pero sobre todo mi PAPA, CON MAYÚSCULAS.

Dos abuelitas “especiales”, sabias, cálidas, de pocas palabras pero precisas, con un “saber estar” ante cualquier situación, ………únicas.

Mi abuela Rosario, fue la comadrona que asistió a mi mamá, pues por aquel entonces se nacía en casa, y yo nací a las 4 de la madrugada, adelantándome un mes y sin dar tiempo a preparar nada.
PeRo mi abuelita, que dicho sea de paso, había tenido 7 hijos, el último ella sola, y no le vivieron todos, era experta en estos menesteres.

No he tenido hermanos, bueno antes de nacer yo hubo 3, pero se fueron a otro plano, y no viene el caso contar su historia. Pero os aseguro que nunca me sentí sola, como una niña se puede sentir rodeada de adultos, no, mi familia supo darme esa magia que todo niño necesita para no estar solo….. jugar conmigo….. contarme cuentos……………….. introducirme en el arte de pintar………………..

disfrutar de la naturaleza……………………….
en todos los aspectos, amar y respetar la vida.

Desarrollar mi creatividad y enseñarme con su ejemplo los valores humanos con los que uno debe vestirse para caminar por la vida, y sobe todo el auto respeto y el respeto a los demás. Pero claro para aprender esto yo vi en cada uno de ellos el vivo ejemplo de lo que me enseñaban, como lo hace un auténtico maestro.

Y de esta manera fui creciendo y aprendiendo a ser fuerte ante las situaciones del día a día, buenas o malas, fáciles o difíciles; que como me decía mi abuelita,

*_Son los exámenes en la “carrera de la vida”, hija, porque aquí venimos a aprender, esto es una “Universidad” la universidad de la vida, y tu hija, tienes que esforzarte para sacar matricula de honor, porque nuestro Padre, Dios, nos pone todos los medios al alcance, solo hay que aprovechar el tiempo y utilizarlos de la forma correcta, escuchándote a ti misma, porque El siempre está cuando tu lo buscas y te da los mejores consejos y el aliento que necesitas, no olvides que es tu mejor amigo, el más amoroso, el único que te da un amor incondicional, y que nunca te pedirá nada a cambio, solo quiere que tú seas feliz, es el ejemplo para todos los padres del mundo, el Creador. Y no te olvides nunca del El, recuérdalo en cada segundo de tu vida, hablarle con amor y cuéntale, primero que nadie todo, lo bueno y lo malo.
Y de esta forma llegaras, como yo llegué, a viejita feliz y satisfecha, teniendo la seguridad, que El me está esperando, y que me tiene un sitio reservado, pues he seguido sus instrucciones para pasar el “examen”, y sobre todo, hija no te dejes engañar, por la palabra “muerte”, porque no existe, todos vamos un día u otro al lugar que nos corresponde, como almas cuando terminamos aquí “la carrera de la vida”.

Ellos, los tres, me ensañaron a no tener que depender nunca de nadie para subsistir, a ser aprendiz de todo y maestro de nada, a no querer ser más que nadie,a ser simplemente yo. A no conocer el arte de:

Criticar
Mentir
Envidiar
Comparar
Perder el tiempo
Guardar rencor
Odiar. Etc.

Porque, sencilla mente, todo esto enferma y en mi casa no se practicaba nada que pudiera enfermar al SER y el cuerpo.

Pero amigos míos, no soy una pedante, y no voy a deciros que lo he conseguido al 100%, pues todavía me queda camino que recorrer en la escuela de la vida, pero si puedo deciros que su recuerdo y su ejemplo me acompañan y me acompañaran siempre, son los pilares sobre los que se mantiene mi vida, los cimientos.

Después vinieron mi hija, mi nieta y mi nieto………………………… pero ellos……………….
merecen un capitulo aparte.

Acerca de rosapadial

Soy pintora, Arte-terapeuta y escritora

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: